Sobrepeso y Obesidad

Acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud, producida por un desequilibrio entre la cantidad de calorías que se consumen en la dieta y la cantidad de energía que se gasta durante las actividades físicas.

El sobrepeso no es una enfermedad, pero es una condición que predispone al desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles que favorecen una mala calidad de vida y/o una muerte prematura.

¿Cómo se miden?

El sobrepeso y la obesidad se miden conforme al Índice de Masa Corporal por sus siglas (IMC) y con el Índice de Circunferencia Cintura/Cadera por sus siglas (ICC).

El índice de masa corporal (IMC) indica la relación que existe entre el peso y la talla, lo cual nos permite identificar sobrepeso y obesidad en adultos, aunque puede no corresponder con el mismo nivel de grosor en diferentes personas.

  • Sobrepeso IMC: igual o superior a 25.
  • Obesidad: IMC igual o superior a 30.

Por otro lado, el porcentaje de grasa acumulado en el abdomen, es un indicador de riesgo de enfermedades cardiovasculares, por lo que se emplea el índice cintura/cadera (ICC) para medir la circunferencia de cintura y cadera, puesto que el peso corporal de una persona depende de su masa en grasa, masa ósea, peso en músculo y peso en agua.

Se ha demostrado que la grasa abdominal es la que se relaciona en mayor parte con las enfermedades cardiovasculares, por lo que se recomienda tener una cintura menor de 80 cm en mujeres y 94 cm en hombres para disminuir el porcentaje de probabilidades de presentar enfermedades cardiovasculares y/o diabetes.

Factores de riesgo

  1. Hereditarios.
  2. Alteraciones en el metabolismo (hormonales).
  3. Desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas debido al aumento de ingesta de alimentos con alto contenido calórico (grasas y carbohidratos).
  4. Estilo de vida (disminución de actividad física: sedentarismo).
  5. Psicológicos y sociales (ansiedad).

Consecuencias comunes del Sobrepeso y la Obesidad para la salud

  1. Enfermedades cardiovasculares (cardiopatías y enfermedades cerebrovasculares).
  2. Elevación de glucosa en sangre provocando resistencia a la insulina, prediabetes o diabetes mellitus tipo 2.
  3. Niveles altos de colesterol y triglicéridos.
  4. Presión arterial alta.
  5. Problemas en hígado: ocasiona hígado graso y progresivamente falla del mismo.
  6. Apnea del sueño: se deja de respirar durante periodos del sueño.
  7. Problemas óseos y articulares: principalmente la osteoartritis que es un padecimiento degenerativo de las articulaciones que suele ser muy dolorosa y dificulta la realización de actividades cotidianas; la mayor parte del daño recae en las rodillas y los tobillos por ser quienes soportan el peso la mayor parte del tiempo.
  8. Algunos cánceres (endometrio, mama, ovarios, próstata, hígado, vesícula biliar, riñones y colon).

¿Cómo se reducen?

El sobrepeso y obesidad, así como las enfermedades no transmisibles provocadas por ellas pueden prevenirse en su mayoría. Se sugiere favorecer un entorno sano en donde la alimentación saludable y la actividad física periódica sean prioritarias para poder prevenir su aparición.

El manejo multidisciplinario por médico especialista, nutrición, psicología y activador físico es básico para lograr el objetivo.

Prevenir un incremento de peso mediante estos puntos es el mejor cuidado que le puedes dar a tu cuerpo.

  • Limitar ingesta en exceso de grasas y carbohidratos (azucares).
  • Aumentar el consumo de verduras y frutas así como legumbres, cereales integrales y frutos secos.
  • Realizar actividad física periódica (150 minutos semanales para adultos).

Si buscas un control de peso adecuado o tienes algún otro padecimiento, escríbeme o agenda una cita en cualquiera de mis consultorios.

×
Hola, ¿puedo ayudarte en algo?